Mr. Tinder, el hombre que cambiГі el modo de amarrar Con El Fin De continuamente

Mr. Tinder, el hombre que cambiГі el modo de amarrar Con El Fin De continuamente

Igual que tantas diferentes bonitas historias de apego, esta empieza con la desagГјe nocturna.

Estamos en la estacií³n primaveral de 2012, desplazándolo hacia el pelo un grupo sobre hombres jóvenes está sentado en torno a una mesa sobre Cecconi’s, un suntuoso restaurante italiano sobre Melrose Avenue, en las Ángeles. Son apuestos, elegantes… y andan a la caza de hembras. Con la mirada fija en sus teléfonos móviles, nunca cesan de cursar mensajes a las chicas que conocen, de ver En Caso De Que están a dispuestas a proceder con ellos.

A dos metros sobre recorrido hay una mesa con chicas que han salido a divertirse. Algunos de los chicos se fija en ellas. Sugiere a las amistades que quizГЎ harГ­an superior en ocuparse de establecer conversaciГіn con estas chicas. Los miembros mГЎs osados de el grupo se dirigen a ellas.

Sean Rad dispone de 30 años y no ha transpirado serí­a el consiliario delegado sobre Tinder, la compañía creadora de la uso de ‘ligoteo’ con el exacto nombre. Y no ha transpirado se ríe al contarme esta leyenda.

В«No hacГ­amos mГЎs que cursar mensajes a chicas con el fin de que nos acompaГ±aran. Pero bastaba con levantar los ojos de ver que a el bando habГ­a la mesa entera con chicasВ». Bebe un sorbo de tГ©. В«En ese segundo comprendГ­ que en ocasiones no terminas sobre darte cuenta sobre lo que posees delante. […]